Parestesia

Es probable que haya sentido al menos una vez que su piel se estaba arrastrando, o tenía entumecimiento o picazón sin razón aparente, es posible que haya experimentado parestesia.

parestesia que es

Casi todos han experimentado parestesias en ocasiones. Uno de los momentos más comunes en que las personas perciben esa sensación familiar de alfileres y agujas es cuando los brazos o las piernas se duermen o quedan en reposo.

Esta sensación generalmente ocurre porque inadvertidamente has presionado un nervio. Se resuelve una vez que cambias tu posición para eliminar la presión del nervio afectado. Este tipo de parestesia es temporal y generalmente se resuelve sin tratamiento. Si la parestesia persiste, es posible que tenga un trastorno médico subyacente que requiera tratamiento.

Qué es parestesia

Las parestesias son sensaciones anormales que se experimentan en ausencia de estímulos específicos. Estas sensaciones generalmente se describen como sensación de ardor, hormigueo o entumecimiento, aunque pueden describirse como sensación de frío, calor, puntadas excesivas y picazón. Los lugares más comunes de parestesias son las manos, los brazos, las piernas y los pies, aunque las parestesias pueden estar presentes en cualquier parte del cuerpo.

Las parestesias se contrastan con disestesias, que son interpretaciones anormales de estímulos apropiados. Las parestesias son quejas de presentación frecuentes, y el diagnóstico suele ser asistido por conocer las presentaciones clínicas específicas asociadas con diversos síndromes parestéticos.

Cada persona tiene su propio método para hacer que se le despierte antes: unos lo ponen bajo el chorro del agua fría, otros se descalzan y colocan su pie sobre la baldosa del suelo, hay quien incluso hace cruces en la palma de su mano con el dedo mojado en saliva… Pero lo mejor y recomendado por los especialistas es dejar que se relaje el nervio y la extremidad que han estado comprimidas y, en poco más de un minuto y de forma natural, se recuperará la correcta movilidad y desaparecerá el molesto cosquilleo.

Además, las parestesias pueden ser causadas por anomalías del sistema nervioso central o periférico. Las parestesias inducidas por el sistema nervioso central son más comúnmente causadas por isquemia, fenómenos estructurales o de compresión, infección, inflamación o condiciones degenerativas. Las parestesias inducidas periféricamente pueden ser causadas por síndromes de atrapamiento, alteraciones metabólicas, traumatismos, inflamación, enfermedades del tejido conectivo, toxinas, afecciones hereditarias, tumores malignos, deficiencias nutricionales y condiciones diversas.

Síntomas de la parestesia

Como hemos comentado en el párrafo anterior, la parestesia es una sensación de hormigueo o ardor que se nota en la mayoría de los casos en las manos, los pies, piernas o brazos y en la mayoría de los casos se presenta sin dolor.

Síntomas de la parestesia

Debido a que la parestesia está causada por la presión sobre determinados nervios, hay que determinar cuáles de ellos son los implicados.

Otros síntomas de la parestesia que pueden ayudar a diagnosticar la parestesia es la ansiedad, el propio entumecimiento, hormigueo o ardor en determinadas zonas, espasmos musculares.

Entonces, la parestesia también puede ser crónica y puede deberse a síntomas que indican que podría tratarse de una enfermedad grave que requeriría de una visita al médico inmediata.

Los síntomas de que existe una enfermedad grave (entre otros) son, la confusión o pérdida de conciencia, la dificultad para respirar o caminar, dificultad para hablar, pérdida del control de los esfínteres, cambios en la vista o parálisis.

Causas de la parestesia

La principal causa de la parestesia es la compresión del nervio en cuestión y como hemos comentado anteriormente, la parestesia puede ser síntoma de otro tipo de enfermedades.

La parestesia pasajera o temporal es aquella que aparece cuando se presiona durante un tiempo prolongado un nervio. También puede deberse, esta enfermedad, a enfermedades ortopédicas u otras dolencias que afectan el sistema nervioso.

Causas de la parestesia

Si la parestesia se experimenta de forma continuada podría ser indicativo de que se está padeciendo una enfermedad grave, como que por ejemplo el cerebro no esté transmitiendo correctamente las señales a las distintas partes del cuerpo o que el sistema nervioso no está funcionando de forma correcta.

Los problemas nerviosos también pueden estar relacionados con la diabetes o con problemas de tiroides.

Si se trata de una parestesia puntual, como hemos comentado, no existe mayor complicación y los síntomas se pasan en un periodo de tiempo corto. Por el contrario, si se experimenta parestesia de forma regular, es importante visitar al médico de forma instantánea ya que podría existir una enfermedad subyacente grave.

Se conoce como parestesia a la dolencia en la que una parte del cuerpo, que normalmente es un pie o una mano, pudiendo ser también una extremidad, se adormece o siente un hormigueo intenso. La parestesia se puede desarrollar de forma puntual o también puede ser crónica, interviniendo en el desarrollo de la sensación la presión sobre un nervio.

¿Quién está en riesgo de padecer parestesia?

Cualquiera puede experimentar parestesia temporal. Su riesgo de radiculopatía aumenta con la edad. También puede ser más propenso sí:

  • realiza movimientos repetitivos que comprime tus nervios repetidamente, como escribir, tocar un instrumento o practicar un deporte como el tenis.
  • beber mucho y comer una dieta pobre que conduce a deficiencias de vitaminas, específicamente vitamina B-12 y ácido fólico.
  • tiene diabetes tipo 1 o 2
  • tener una enfermedad autoinmune
  • tiene una condición neurológica, como MS

¿Cómo se diagnostica la parestesia?

Primero que todo, consulte a su médico si tiene parestesia y persistente sin una causa obvia.

Esté preparado para dar su historial médico. Mencione cualquier actividad en la que participe que implique movimiento repetitivo. También debe enumerar los medicamentos de venta libre o recetados que toma.

Su médico considerará sus condiciones de salud conocidas para ayudarlas a hacer un diagnóstico. Si tiene diabetes, por ejemplo, su médico querrá determinar si tiene daño nervioso o neuropatía.

Su médico probablemente realizará un examen físico completo. Esto también incluirá un examen neurológico. Los análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio, como una punción lumbar, pueden ayudarlos a descartar ciertas enfermedades.

Si su médico sospecha que hay un problema con el cuello o la columna vertebral, es posible que le recomiende pruebas de imágenes, como radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas.

Dependiendo de los resultados, pueden referir a un especialista, como un neurólogo, ortopedista o endocrinólogo.

¿Cómo prevenir la parestesia?

La parestesia no siempre se puede prevenir. Por ejemplo, probablemente no pueda evitarlo si tiende a quedarse dormido en sus brazos. Sin embargo, puede tomar medidas para reducir la aparición o gravedad de la parestesia. Por ejemplo, usar férulas para la muñeca por la noche puede aliviar la compresión de los nervios de la mano y ayudar a resolver los síntomas de parestesias que experimenta por la noche.

Consejos para prevenir la parestesia crónica:

  • Evite los movimientos repetitivos si es posible.
  • Descansa a menudo si necesitas realizar movimientos repetitivos.
  • Levántese y muévase lo más seguido posible si tiene que permanecer sentado durante largos períodos de tiempo.
  • Si tiene diabetes o cualquier otra enfermedad crónica, la monitorización cuidadosa y el manejo de la enfermedad ayudarán a reducir sus probabilidades de parestesia.

Referencias

¿Qué tan útil fue este artículo? ¿Cómo podemos mejorarlo? ¡Compartelo!

Parestesia
5 (100%) 1 voto

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here